Hágase mi voluntad y no la tuya

Lucas 11:2
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.


La mayoría conocemos este versículo o por lo menos lo hemos escuchado, es el inicio del “Padre nuestro” la oración modelo que nuestro Señor nos dejó en la tierra, en toda la oración se declaran una serie de verdades que poseen una gran riqueza teológica, pero no es de eso lo que quiero meditar, es mas que nada en el segmento donde Jesus le pide a Dios que venga su reino y se haga su voluntad.

Es chistoso que al parecer podemos estar recitando miles de veces el padre nuestro o incluso pidiendo a Dios el que venga y establezca su voluntad en nuestras vidas pero realmente ni entendemos el alcance de nuestras palabras. Creo que debemos empezar por reconocer que ni siquiera sabemos que es tener un rey. México, siglo XXI, mentalidad occidental, democracia, libertad de expresión. Se nos ha bombardeado con una manera de pensar en que el mejor tipo de gobierno es la democracia cuando en el cielo no es así, es una monarquía absoluta, todos los siervos de Dios se someten sin cuestionarle, lo hacen a la velocidad de las alas de ángel, las huestes celestiales se regocijan al escuchar su voz incluso los demonios tiemblan al oírlo, pero nosotros ¿qué?, ¿si Dios pide algo lo ponemos a votación para ver si la mayoría lo acepta, considera que es mejor y asi se vuelve ley y lo hacemos?

Hacemos mofa incluso de nuestro presidente y todo lo que represente autoridad ¿y pensamos que nos someteremos a Dios cuando nos lo pida? A veces confundimos que la voluntad de Dios es la que se hace sola, si no hacemos nada entonces “La voluntad de Dios se hará” pero así no jalan las cosas. somos la iglesia, somos el cuerpo de Cristo, él es nuestra cabeza y debemos hacer lo que nos pida.

Jesucristo incluso se sometió a si mismo, al plan maestro decretado desde antes de la creación del mundo

Lucas 22:42
Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

Era el Hijo de Dios y vino a morir por nosotros y aunque tenia temor porque sabia que el momento en que el Padre le diera la espalda por convertirse en pecado estaba muy cerca, también sabía que voluntad de Dios y sus planes son mas altos, mas perfectos y tuvo fe, que por su sacrificio traería el regalo mas grande a la humanidad. La buena noticia.

¿Pero es que no entiendo lo que me dice? La verdad creo que si no lo oímos bien es porque hay algo atravesado por ahí que no nos deja escucharle asi que lo primero que hay que hacer es barrer y limpiar nuestra vida y buscarle en su palabra.

Les confieso que esta es una palabra que me ha hablado mucho últimamente y la he meditado mucho, debo reconocer que a veces me hago loco porque sé que Dios me pide hacer algo y obviamente duele el hacer la voluntad de Dios, no siempre lo vemos como algo bonito, pero asi como nuestro Señor Jesús nos puso el ejemplo, hagamos la voluntad de Dios antes que la nuestra y veremos el fruto a su tiempo.

Señal 03: El paralítico de Betésda

Juan 5:4-11
Una multitud de enfermos —ciegos, cojos, paralíticos— estaban tendidos en los pórticos. Uno de ellos era un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio y supo que hacía tanto que padecía la enfermedad, le preguntó: —¿Te gustaría recuperar la salud? —Es que no puedo, señor —contestó el enfermo—, porque no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando se agita el agua. Siempre alguien llega antes que yo. Jesús le dijo: —¡Ponte de pie, toma tu camilla y anda!¡Al instante, el hombre quedó sano! Enrolló la camilla, ¡y comenzó a caminar! Pero ese milagro sucedió el día de descanso, así que los líderes judíos protestaron. Le dijeron al hombre que había sido sanado: —¡No puedes trabajar el día de descanso! ¡La ley no te permite cargar esa camilla! Pero él respondió: —El hombre que me sanó me dijo: “Toma tu camilla y anda”.

No lo agregué en la cita de la parte de arriba, pero debo mencionar que todos los paralíticos esperaban poder darse un chapuzón en el estanque porque existía la creencia de que el primero que se metiera quedaría sano.

Pero aquí veo tres cadenas que rompió el Señor:

La cadena de la sanidad. como dice el versículo en el pasaje de Isaías 53:5 “y por su llaga fuimos todos nosotros curados”, que obviamente toda sanidad instantánea es milagrosa, un hombre que fue paralítico por treinta y ocho años tirado en su camilla y que se levante y camine simplemente porque alguien lo dijo es para dejar con el ojo cuadrado a cualquiera. Dios es Dios a pesar de cualquier enfermedad y no sabemos que propósito tienen pero nunca hay que dejar de orar para que Dios se manifieste en esta área por cualquier persona que lo necesite.

La cadena de la superstición. Jesus vio a este señor atrapado en la creencia del ángel que descendía para dar sanidad por tantos años que al no poder moverse ya estaba derrotado, no sabemos siquiera si realmente eran sanadas las personas, tal vez solamente era una leyenda popular en la zona, este hombre vivía sumido en una depresión agonizante tal vez anhelando morir que seguir así, Jesus demostró que el está mas allá de cualquier creencia, fábula o leyenda del mundo.

La cadena de la tradición. Los fariseos estaban sorprendidos y enojados porque este milagro había sucedido en sábado, un día donde no podía haber trabajo. Y al reprender al ex-paralítico, el en otras palabras les dijo “Si el que me sano lo hizo en sábado y me ordeno que llevara mi lecho, entonces puedo hacerlo”. ¿Cuantas personas conocemos que viven atrapadas en tradiciones? a lo mejor ni saben porque hacen sus ritos y nosotros debemos llevarles esa libertad.

Señor, déjame identificar cual de estas cadenas me sigue atando, cual no se ha roto en mi vida y destrúyela con tu unción. yo necesito ser libre para poder ser instrumento de liberación para los que me rodean. Déjame ver cual es la necesidad de mi prójimo, del compañero que esta a mi lado, de mi hermano que duerme en mi habitación, de la vecina que me topo en las mañana o del extraño que me encuentro en el autobús, que sus cadenas sean rotas por el poder de tu Espíritu.

Estas señales se escribieron para que ustedes sigan creyendo que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, al creer en él, tengan vida por el poder de su nombre.

Ir a página principal >>

Señal 02: Jesús sana al hijo de un noble

Juan 4:47-50
En su paso por Galilea, Jesús llegó a Caná, donde había convertido el agua en vino. Cerca de allí, en Capernaúm, había un funcionario de gobierno que tenía un hijo muy enfermo. Cuando supo que Jesús había ido de Judea a Galilea, fue a verlo y le rogó que se dirigiera a Capernaúm para sanar a su hijo, quien estaba al borde de la muerte.

Jesús le preguntó: —¿Acaso nunca van a creer en mí a menos que vean señales milagrosas y maravillas?
—Señor, por favor —suplicó el funcionario—, ven ahora mismo, antes de que mi hijito se muera.
Entonces Jesús le dijo:
—Vuelve a tu casa. ¡Tu hijo vivirá!
Y el hombre creyó lo que Jesús le dijo y emprendió el regreso a su casa.

El Señor regresa a Caná de Galilea, en donde seguramente ya se había pasado la voz sobre el milagro de la primer señal: el agua en vino. Este hombre, en su necesidad, corre directamente hacia Jesus a pedirle un milagro por la vida de su hijo.

La respuesta de Jesus es interesante: ¿Acaso nunca van a creer en mí a menos que vean señales milagrosas y maravillas?

La palabra no fue dirigida solamente hacia el funcionario, fue hacia todos los presentes al momento de la petición, en muchos otros pasajes ha quedado claro que Jesus sabia lo que había en el corazón de los hombres. muy posiblemente comenzó a escuchar palabras como:

- Pues una cosa es convertir agua en vino, pero sanar a alguien es muy difícil
- El Rabí Jesus, es un gran maestro pero solo creeré si sana al niño
- Eso de sanar a alguien no existe, nadie tiene poderes.

¿Hasta cuándo tendremos la firme convicción que Jesus es el Cristo?¿Cuántas veces mas necesitamos que Dios nos muestre su milagro de provisión o sanidad para creer?

El funcionario ya creía que Jesus podía hacer cualquier cosa y lo sabemos simplemente por el hecho de que se tomó la molestia de ir a buscar a Jesus y recibió su milagro, al regresar a su casa su hijo ya estaba mejorando y toda su casa creyó. Jesus sabe de nuestras situaciones, ya las conoce, y si hay algo que necesitamos, recurramos a él (corriendo), eso no es lo que esta mal, lo que esta mal es dudar que Dios tiene el poder de cambiar la situación, de cambiar aquella persona que nos hace la vida imposible en el trabajo por ser cristiano, creer que ni Dios puede sanar el cáncer de un familiar porque está fase terminal, deprimirme por pensar que no habrá provisión en mi casa porque perdí el empleo y olvidarme de los milagros que ya hizo en mi vida en el pasado demostrando que él es el Señor de todo.

Señor, te doy gracias por darme la oportunidad de estar en relación contigo, te pido perdón si no te he reconocido del todo en mi andar diario, tal vez he llegado a dudar de ti cuando la situación se pone difícil, dame la fortaleza y la fe para permanecer, para sostenerme de la roca que eres tu.

Estas señales se escribieron para que ustedes sigan creyendo que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, al creer en él, tengan vida por el poder de su nombre.

Ir a página principal >>

Señal 01: Agua en vino

Juan 2:7-10
Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.

Cada año muchos solemos hacer nuevos propósitos, metas por alcanzar, ya saben, la típica, dejar la vitamina T (Tacos, Tortas y Tamales) y comer mas nutritivo para poder bajar unos kilitos y poder utilizar nuevamente esos pantalones que están en el ultimo rincón del armario que cuyos botones suplican por no salir disparados al infinito y que guardas con fe para poder usarlos nuevamente.

Así como nuestro cuerpo necesita ser lleno de cosas nutritivas, nuestro espíritu debe ser lleno también con sustancias nutritivas, y que mejor que el agua pura del Espíritu Santo.

Juan 6:63
El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

Juan 7:38-39
El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Pero el ser llenos del agua del Espíritu es solo el comienzo, el vivir una vida llenos del Espíritu permitirá a Dios hacer un milagro en nosotros, en el caso de las tinajas de agua convertida en vino permitió que las bodas terminaran de celebrarse y que hubiera gozo por la felicidad de los recién casados, así también cuando menos te lo esperes, si continúas con tu búsqueda de Dios, él permitirá que seas transformado en un producto de bendición para los que te rodean.

Va comenzando el año, ¡ánimo!, haz un propósito de leer mas la palabra de Dios, llevar un devocional, aprender mas versículos, o servir mas en tu congregación. Busca siempre estar lleno del Espríritu Santo.

Estas señales se escribieron para que ustedes sigan creyendo que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, al creer en él, tengan vida por el poder de su nombre.

Ir a página principal >>

Nuevos comienzos

Filipenses 3:13 – 14
Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

¿No te ha pasado que hay veces que te llegan a tu cabeza pensamientos de condenación por cosas que hiciste en el pasado?

Dios no quiere que vivas una vida de condenación, en Jesús hay libertad de toda situación que nos haga sentir esclavos o apesadumbrados; tal vez hay cosas vergonzosas que quisieras olvidar que te pasaron o que te hicieron o podría ser que eres cristiano de mucho tiempo pero aun no has entregado todas las áreas te tu vida a Jesucristo y caes en pecados regulares. La libertad de todas estas situaciones esta en el Jesús.

2 Corintios 5:17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas

Cuando Jesús es el Señor de tu vida hay una transformación en ti. No una transformación corporal ya que tu cuerpo sigue siendo el mismo, pero delante de Dios tu espíritu es distinto, eres una nueva criatura. Eres un ser en el que habita el espíritu de Dios.
En el mundo secular se habla mucho sobre el poder de la voluntad sobre nosotros mismos y tienen razón ya que mucha de la limpieza que debemos de hacer en nosotros dependerá de el empeño que nosotros pongamos en ello, sin embargo como seres humanos tenemos un limite. Hay áreas de nuestra vida que se nos hará difícil cambiar y es ahí donde el Espíritu Santo hará la obra, el es el que tiene el hisopo para llegar hasta el punto mas recóndito de tu alma para hacer una limpieza de profundidad.

Leer Corintios 6:9-11

En la congregación de Corinto había muchas personas que podríamos decir que eran “indeseables” de la sociedad, pero a todos ellos nuestro Señor los lavó, santificó y justificó. No fue porque fueran personas importantes sino solamente porque el lo deseó (efesios 1:5)

Así también en estos tiempos te esta llamando a ti, sin importar lo que haya en tu pasado Dios quiere lavarte, santificarte y justificarte para que seas de bendición a los que te rodean.

Mantenerse en el Espíritu

Romanos 8:1
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

La condenación es una de las armas de satanás para mantenernos tirados en la lona, por eso en efesios 6 (la armadura de Dios) nos recomienda el apóstol Pablo que portemos el “yelmo de la salvación” (casco), porque nuestro enemigo buscara poner ideas en nuestra cabeza para desanimarnos ¿puedes mencionar alguno de estos pensamientos que llegan a la mente de las personas y de que manera podrían desviarlos del propósito de Dios?

Gálatas 5:1
Estad pues firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Una vez que somos libres si es posible caer en esclavitud pero ahora es por elección propia. Debemos estar atentos a no caer en los pecados del pasado y mantener viva nuestra comunión con Cristo.

Leer Romanos 8:1- 14

Habíamos platicado anteriormente que aunque tu espíritu es el de una nueva criatura tu alma y tu cuerpo permanecen iguales, esto quiere decir que habrá una guerra dentro de ti por hacer lo que es de Dios. Dependerá de ti el que las cosas del Espíritu triunfen en ti. Por eso debes buscar la manera de llenarte de Dios, de darle el lugar que merece. Si tu alimentas a tu carne vencerá la carne, si tu alimentas a tu espíritu, vencerá el espíritu.

Salmos 119:9
¿Con que limpiara el joven su camino? Con guardar tu palabra.

La revelación de los siglos esta completa, tenemos acceso al Padre y perdón de nuestros pecados gracias a Jesús, se nos ha dado el Espíritu Santo obrando en el presente y que habita en nuestros corazones para tener comunión con él, la palabra de Dios completa esta escrita en la Biblia, nos ha obsequiado armas espirituales como el ayuno y oración para vencer cualquier dificultad que venga a nuestra vida y nos ha dado dones para bendecir a los que nos rodean.

Créele a Dios, olvida lo que esta atrás, no dejes que Satanás te vuelva a engañar y pon los ojos hacia el frente, Dios tiene grandes sorpresas para ti, misterios que incluso los ángeles anhelan presenciar.

Ir a página principal >>

Preparados para conquistar

Nuestra vida en Cristo tiene mucho parecido a la vida del pueblo de Israel en la antigüedad. Así como a ellos Dios los liberó del poder de Faraón y los llevo a la tierra prometida “donde fluían leche y miel”, a nosotros nos hace libres del poder del pecado en nuestras vidas y nos quiere llevar a un modo de vida en el cual seremos santificados y vivamos disfrutando de Su presencia continuamente.

Josué 1:3 “Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés todo lugar que pisare la planta de vuestro pié”

Josue1:7-8 “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”

Al llegar a la tierra prometida el pueblo de Israel se dio cuenta que no era un área deshabitada, al contrario estaba repleta de pueblos guerreros y no iban a aceptar amigablemente a los que se hacían llamar “dueños” de la tierra, hubo guerra. Seguro puedes darte cuenta que aunque has venido a los pies del Señor y hay restauración aún hay muchas áreas en tu vida que quedan por trabajar en ganarlas para Dios: Carácter, Familia, Escuela, Sexualidad, Seguridad, Provisión, etc.

La primer batalla que enfrento Josué fue sobre la ciudad de Jericó. Se manifestó el poder de Dios, hubo un milagro y el muro que rodeaba la ciudad cayó. Los israelitas pudieron entrar y saquear la ciudad. Dios les había dado por instrucción dar muerte a todo ser vivo y que todos los objetos valiosos que encontraran formarían parte del tesoro de los hebreos.

Tesoros escondidos

La segunda batalla fue contra la ciudad de Hai pero esta vez la historia fue distinta, el pueblo de Israel perdió el enfrentamiento de una manera humillante; Josué pidió a Dios que le mostrara la razón de esta derrota y Él le dijo que alguien había desobedecido conservando algo del tesoro para sí mismo. Ciertamente se descubrió que una persona llamada Acán había tomado objetos que le parecieron preciosos (La historia completa es narrada en Josue 7)

Dios le dijo a Josue “… nunca derrotarás a tus enemigos hasta que quites esas cosas en medio de ti”. Josue 7:13

Analiza tu vida, ¿qué es lo que hay escondido en tu corazón que pueda ocupar el lugar de Dios en él? Todo ídolo debe ser derrocado en los altares de tu corazón y permitirle al Señor Jesús tomar posesión de ese trono. Mientras que Cristo no sea el verdadero Señor entonces no podrás ver victoria en las batallas que enfrentas.

Enemigos Tributarios.

Cuando los vecinos de las ciudades de Jericó y Hay se dieron cuenta que los Israelitas venían respaldados por Dios y tenían como propósito arrasar las ciudades, maquinaron un plan, los príncipes se disfrazaron de gente muy pobre y fueron cargados de pan seco y mohoso y le dijeron a Josué que venían de un país lejano y que querían ser sus siervos. Los Israelitas los revisaron y no consultaron al Señor la situación y creyeron todo lo que les habían dicho, Josué hizo un tratado de paz y les garantizó seguridad mediante un juramento delante de testigos. Tres días después todos se dieron cuenta del engaño, que estas personas realmente vivían en las cercanías del campamento. Pero ya no podían hacer nada, el juramento delante de Dios se los impedía y este pueblo se volvió tributario. Tal vez pienses que no hay nada de malo en que alguien me rinda tributo. Lo que pasa es que con el pasar del tiempo, estos pueblos serían influencia potencial sobre las creencias de la población de Israel.

Nosotros podemos cometer el error de dejar “pueblos tributarios” en nuestra vida, situaciones que sabemos que no son correctas y como no le hacen mal a nadie las tenemos bajo control, un mal comportamiento, un pecado no resuelto incluso a pensar que como es algo con lo que has vivido tanto tiempo que si lo dejas fuera de tu vida dejarías de ser tú. Dios nos quiere tener limpios y listos para usarnos y mientras no eliminemos estos “pueblos” de nuestras vidas hay un gran potencial de caer en esclavitud nuevamente o peor aún, alejarnos de la presencia de nuestro Dios para siempre.

Tenemos un poder muy grande

¿Te has puesto a pensar que no estamos solos? Dios sabe que somos polvo, que nuestra naturaleza es débil y por eso envió al Espíritu Santo, para consolarnos y darnos fuerza.

Romanos 8:11 “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

El mismo Espíritu que levantó a Jesús mora en ti, y si ese Espíritu es capaz de eso no crees que si te llenas de ese poder podrás rescatar toda área de tu vida que falta por conquistar.

2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”

A riesgo de sonar como positivista puedo decirte que el Espíritu que te acompaña no es un Espíritu de un perdedor, es el Espíritu del campeón que venció a la muerte, el Espíritu que te puede ayudar a dominar al enemigo más fuerte que enfrentaras durante tu estancia aquí en la tierra, al que te dice más mentiras y te pone más obstáculos en el camino: tú mismo.

Romanos 8:31 “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”

Si tú lo permites, Dios está de tu lado y nunca te dejará.

Ir a página principal >>

Destino de Caín

Vamos a recordar un poquito: pues Adán y Eva arruinaron la humanidad al no obedecer a Dios ser expulsados del Edén; triste historia pero la vida continua y comenzar una nueva vida y a llenar la tierra. (sigh)

Y vino el primer hijo y le pusieron por nombre Caín(Poseer) porque cuando nació Eva dijo “Por voluntad de Jehová he adquirido varón” y luego tuvieron otro hijo y le pusieron por nombre… Abel(vano, vapor, luto, suspiro).

Los nombres siempre tienen un significado, que curioso que Eva haya nombrado a sus hijos de esa forma. ¿Por qué? la verdad es que nadie sabe la respuesta solo Dios, la historia sigue así:

Genesis 4:3-5
“Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.”

Creo que este rechazo de Dios hacia la ofrenda de Caín fue mas un rechazo al corazón que a la ofrenda, Caín no parece haber estado de buenas al haber ido a ofrendar, en otros versículos de la Biblia como por ejemplo 1Samuel 15:22 Donde Dios expresamente lo que pide no son ofrendas y sacrificios sino corazones obedientes, pero lo que a mi me parece interesante de esta historia es la manera en que habló Dios a Caín, Dios no lo dejó solo sino que  le habló directamente:

Genesis 4:6-7
“Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.”

Dios tenía un propósito para Caín, el era el primer hijo de Adán y Eva, seguramente ellos tenian gran esperanza de que la salvación de la humanidad vendría a traves de la descendencia de él. Pero Caín en lugar de eso se convirtió en el primer asesino de la humanidad y heredo maldición a todos sus descendientes. El Mesías surgió de una línea distinta, la del tercer hijo de Adán… Seth que significa “sustitución”

Yo tengo un propósito para mi vida, tu tienes un propósito para tu vida también, ese propósito es único y que impactará a nuestros descendientes, pero está en nuestras manos el tomar la acción y el enseñorearnos del pecado que nos esta acechando, que busca cualquier oportunidad para hacernos tropezar y desviarnos del camino de bendición que Dios tiene para nosotros.

Caín abrió una puerta de pecado al odiar a su hermano y cambió completamente su destino y el de su descendencia al matar a Abel ¿que puertas de pecado hemos abierto nosotros en nuestras vidas? posiblemente ya sabes cuales son y no tienes idea de como poder cerrarlas, te puedo decir que la fe en Jesus te puede ayudar, Jesús puede cerrar esas puertas que a ti te parece imposible de cerrar, solo pídele ayuda y el te responderá.

Ir a página principal >>