Jehová es mi pastor; nada me faltará

Salmo 23:1
Jehová es mi pastor; nada me faltará

Me acuerdo que cuando comencé a ser cristiano oía hablar de este salmo, el 23, y como por 2 años estuve pensando que que es lo que todos le veían de bonito al salmo, (se que sueno algo frío, pero pues es lo que yo sentía en aquel entonces) ¿que era lo que lo hacía tan especial para todos?, así que una vez le pedí al Señor que me revelara esa verdad. Y solo basto con escuchar ese primer versículo para entender todo.

Llego un día en que nuestro pastor nos pidió a la congregación que leyéramos en voz alta dicho salmo, pero en vez de leerlo yo decidí cerrar mis ojos y solamente escuchar este salmo, emitido por la voz general, esa voz del cuerpo que impone su autoridad a los que la escuchan y fue cuando comenzó a revelarse todo; vi al pastor, sentado bajo la sombra de un arbol, recostado, cuidando cariñosamente de la oveja, preocupándose por los caminos por los que van todas ellas, en otros momentos vigilando de lejos pero siempre vigilando, en otros momentos exponiendo su vida por su rebaño y por supuesto, si estaba herido alguna de las ovejas ofreciendo ungüentos para sanarla.

Ese es mi pastor, ese es mi Jesús que me ha llamado a ser parte de su rebaño, el que me abraza y me cuida cuando necesito. Y hoy aún al recordar todo esto, se aviva un fuego en mi corazón por querer estar a su lado y descansar, confiando que todo estará bien.

Ir a página principal >>

About these ads

3 pensamientos en “Jehová es mi pastor; nada me faltará

  1. Qué bonito!!! snif!!! Nada nos faltará a su lado, ni abrigo, ni techo, ni provisión, ni alimento, porque TODO nos lo ofrece Él. El único que puede hacer las cosas más abundantemente de lo que pedimos o entendemos. Nuestro pastor.. snif..

  2. Las promesas del Señor siempre van mucho mas allá de lo material, y en este Salmo no es la excepción, ya que la cobertura material siempre viene por añadidura, pero es mas hermoso e impactante cuando concluye “Y en la casa de Jehová moraré por largos días.” Bendiciones

  3. Pingback: Una de sus ovejas « Devo Deiv

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s