Dios es el anfitrión

Salmo 119:19
Forastero soy yo en la tierra;
No encubras de mí tus mandamientos

Hace como 2 años una amiga de la congregacion se fue de vacaciones junto con su familia, ellos prestaron su casa para hospedar a 6 jovenes que venian al congreso, yo tambien me quede en la casa para cuidarlos. Ellos me dejaron una lista de los Si pueden / No pueden hacer.

Fueron reglas muy sencillas y los chavos y yo obedecimos las reglas. Este mundo le pertenece a quien lo hizo, es decir a Dios, el a través de su palabra nos ha mostrado cual debe ser nuestro comportamiento, ya sea hacia la tierra, en sociedad, en la familia. Todas esas reglas son para nuestro beneficio y proteccion, para que no batallemos ya que el sabe como funciona todo es por eso que el salmista le pide a Dios que no le encubra sus mandamientos.

La tierra es nuestro hogarJesús ha sido el inquilino ejemplar, así como el se comporto durante su estancia en la tierra así es como debemos de ser, solos no podremos lograrlos pero con ayuda del Espíritu Santo si. Jesús regresará a ver que tanto hemos cuidado la tierra y como nos hemos portado con nuestros vecinos, la multa por no respetar las reglas de su territorio podría ser muy alta asi que tenemos que recapacitar.

Siguenos mostrando a todos tus mandamientos Señor.

Anuncios