A buscar la presencia de Dios

Santiago 4:8
Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Venia en el camión de regreso a casa y vi este versículo en una pared de una casa, después en el facebook un amigo tenia una frase “buscando la presencia de Dios”.

Ya todo fue hecho, la barrera de separacion que había en un principio ya fue destruida por el poder redentor de Jesucristo, el puente a la salvacion allí esta, es nuestro deber dar el paso y comenzar a cruzarlo.

Pero no podemos hacerlo con nuestras cargas del pasado, debemos desechar esa vieja manera de pensar, cerrar puertas cuando venga el pecado, sobre todo huir de la tentacion, y ponernos de meta llegar a ser como Jesucristo. A veces uno piensa que el cambio debe traerlo Dios por arte de magia, una obra del Espíritu Santo, pero no es asi, claramente “renovaos en el espíritu de vuestra mente”, eso significa que el renovarnos es una accion que nos corresponde a nosotros realizar, es nuestra decision el pecar o no pecar.

Señor, mi carne es débil pero el espíritu anhela tu presencia y eso es lo que me dará fuerza para mantenerme firme en los momentos de la tentación, y el premio es inmediato señor porque esa corona de vida que prometes a aquellos que soportan la tentacion es la bendición de saber que hemos hecho algo que te agrada Padre, no hay premio mas grande que poder permanecer en comunión contigo abrazados por tu presencia. Yo quiero buscarte Señor, en oración, en ayuno, en alabarte con vida Padre.

Ir a página principal >>

Anuncios