Nada que no me cueste

2 Samuel 24:22-25
Y Arauna dijo a David: Tome y ofrezca mi señor el rey lo que bien le pareciere; he aquí bueyes para el holocausto, y los trillos y los yugos de los bueyes para leña. Todo esto, oh rey, Arauna lo da al rey. Luego dijo Arauna al rey: Jehová tu Dios te sea propicio. Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata. Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz; y Jehová oyó las súplicas de la tierra, y cesó la plaga en Israel.

En este pasaje de la Biblia vemos que David desobedece a Jehova al desconfiar de él y hacer un censo. Dios le manda decir a través de el profeta Gad que Dios le da 3 opciones para su castigo:

– 7 años de hambre en la tierra de David
– Persecucion de sus enemigos por 3 meses
– Plaga durante 3 días en el pueblo

Claro que David creyó ser sabio al escoger lo que duraría menos, pero no contaba con que los ángeles de Dios son muy buenos en su oficio y el ángel de la muerte enviado sobre el pueblo arrebató la vida de 70,000 personas. Cuando David vió el sufrimiento del pueblo no lo soportó y le dijo a Dios que se detuviera. El acepta él acepta que tendrá que haber un pago por su error y va a hacer un sacrificio en un monte.

Bueno, el meollo del asunto es que el dueño del terreno le quiere regalar todo para el holocausto a David pero el no lo acepta, el quiere pagar por su pecado

Tenemos que aceptar las consecuencias de nuestros actos. No soy un teologo ni un predicador pero las 3 opciones que vienen despues del pecado de David son aplicables a nosotros tambien, si pecamos hay separacion de nuestra comunion con el E.S. y puede traer como consecuencia:

– Un hambre espiritual durante mucho tiempo
– Persecucion de aquellos viejos enemigos que habiamos derrotado
– Destruccion de nuestros seres cercanos

Claramente ninguno de nosotros desea estos destinos y al igual que a David nosotros debemos acercarnos a Dios con un corazon humillado aceptando nuestro error y estar dispuestos a obedecerlo en lo que nos diga. Arrepentirnos, obedecer a Dios y si es posible restituir al agraviado. David pago por el precio de ese terreno donde iba a ser efectuado el holocausto, nosotros tambien podeomos ofrecer ese pago por esa area de nuestro corazon que no quiere ceder, nos dolera dejarla pero eso hara que tenga un valor mas grato a Dios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s