Árbol fuerte y rebosante de fruto

Salmos 1:1-3 (NVI)

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella. Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!

¿Te has puesto a pensar en esta promesa? Yo no lo había hecho, dar fruto, hojas vivas, prosperidad y todo por permanecer junto a la palabra de Dios, estar bebiendo de él es lo que provocará en nosotros es una gran promesa, esta muy relacionado con el tema que vimos ayer.

Amigos, debo aceptar que muchas veces no tengo ni ganas de leer la Biblia, hay veces que llegamos cansados y lo único que queremos es dormir o hacer otra cosa, pero siempre hay una vocesilla que te dice “Hey, no has leído la biblia hoy”, esa voz no es el diablo jajaja definitivamente.

Tenemos el deber como discípulos de nuestro Señor Jesús de alimentarnos de él para poder ser fuertes en todo momento, para poder brindar del fruto que está produciendo en nuestras vidas a los demás y ya que prueben el delicioso “fruto” provocar en ellos un hambre no solo de “comer” sino también dar fruto para los demás

Ir a página principal >>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s