Para que labres y la guardes

Génesis 1:28
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra

Génesis 2:15
Tomó pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase

Proverbios 12:10
El justo cuida de la vida de su bestia; Mas el corazón de los impíos es cruel.

Romanos 8:19
Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

No recuerdo si ya había hablado de este tema anteriormente pero no está demás volverlo a tratar. Hace tiempo una amiga me preguntó: “oye David, que piensas de las personas que maltratan a los animales ¿Crees que Dios los castigue y vayan al infierno?”

Justamente había leído el proverbio mencionado en la parte superior y había meditado en la cuestión y llegué a algunas conclusiones.

Dios le dió al hombre completa libertad para actuar sobre la creación. El hombre se convertía en representante de Dios en la tierra y ante los animales. Los animales y la naturaleza estaría sometida al juicio del hombre así como el hombre esta sometido al juicio de Dios.

Esto trae una implicación fuerte con la cual green peace estar en completo desacuerdo y muchos de los lectores naturalistas posiblemente también, sin embargo les pido que terminen de leer el post antes de emitir cualquier comentario. A lo que voy es que si el hombre decide exterminar una especie, Dios no se interpondrá e incluso respaldara la decisión.

Sin embargo como mencione anteriormente Dios nos puso aquí en la tierra para “labrar y guardar el jardin”, Dios espera que seamos sabios y conscientes al tomar alguna decisión sobre todo de quitar alguna vida algún animal.

En el momento del juicio no creo que Dios vaya a juzgar el hecho de que se haya exterminado animales o plantas, sin embargo como dice el proverbio, el cuidar la naturaleza se espera del corazón de una persona justa. Una persona que haya maltratado animales sera juzgada por muchas otras iniquidades que estarán en su corazón.

En el momento de la caída, la naturaleza también fue sujeta a corrupción. Nosotros como representantes de Dios en la tierra debemos despertarnos y mostrar amor y responsabilidad delante de la sociedad al procurar cuidar la ecología. Somos testimonio frente a las personas que nos rodean por lo cual hay que activar una consciencia que inculque en los demás la protección a los animales y las plantas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s