Quitar las espinas de la tierra

Números 33:55
Y si no echareis a los moradores del país de delante de vosotros, sucederá que los que dejareis de ellos serán por aguijones en vuestros ojos y por espinas en vuestros costados, y os afligirán sobre la tierra en que vosotros habitareis.

Continuo con mi lectura del libro de Números, ya llego casi al final aunque tengo planeado darle otra leída, la pagina donde leí la reseña y sobre todo su importancia para un cristiano me dice que este libro es en donde se refleja más el caminar de un cristiano con Dios, la travesía del cristiano en el mundo.

Y me encontré estas palabras que le dice Dios al pueblo antes de luchar contra los pueblos que habitan en la tierra prometida. Mientras el pueblo no se deshiciera de los otros habitantes iban a estar siendo hostigados.

No creen que es molesto llevar una vida siendo hostigado, como nos sentimos cuando traemos tierra en el zapato, o cuando nos entra polvo en los ojos o traer cadillos en los calcetines, es algo supermolesto, ahora imaginense traerlos por el resto de tu vida, la unica manera en que ya no te molestan estas cosas es cuando te las quitas. Cuando estaba en la secundaria hubo un chavo que comenzó a molestar a todos los que todavia nos faltaba por crecer, era un hostigamiento diario que solo ceso cuando expulsaron al muchacho y se fue lejos, muy lejos de la escuela, fue algo que le agradeci infinitamente a Dios y fui feliz

Espiritualmente nosotros tambien tenemos enemigos que habitan en nuestra “tierra prometida”, todo eso que nos impide vivir una vida plena, nuestras luchas personales, esos habitos que pueden ser vergonzosos y ahora Dios tambien nos ha dicho “si quieres entrar en la tierra prometida, tienes que echar fuera a tus enemigos” él quiere que nos levantemos nosotros y luchemos, el ya nos ha prometido victoria pero requiere que nos levantemos. Puede que ya estemos triunfando en algunas areas de nuestra vida pero no queremos que Dios toque otras áreas porque tal vez nos agrada ese “enemigo”, me da mucha risa la manera en que ejemplificó eso un amigo como si estuviera acicalando un gatito entre sus brazos diciendo “este es MI hábito, no quiero deshacerme de él”; Tal vez hemos convivido con ese gatito tanto tiempo que creemos que es natural y que es parte de nuestra vida, pero si Dios te dice que te deshagas de tu “gatito”, pues es porque habrá algo mejor en la tierra que nos tiene preparada, ¿no crees?

Ir a página principal >>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s