Confiando en la oración

Filipenses 1:19
Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación

Pablo encarcelado, hambriento, sucio, incomodo, golpeado pero sobretodo confiado. Un hombre entregado a Dios desde su conversión sufriendo todas las penurias imaginables por amor a quien lo rescató y con la esperanza de ser rescatado gracias a la oración de personas que a lo mejor ni conoce personalmente.

Porque Pablo conoce a su Dios, porque Pablo sabe que la misericordia de Dios es tan grande que escuchará la oración de sus hermanos desde donde quiera que estén sin importar si son pequeños o grandes y que Dios actuará para la bendición tanto de él como los demás

Dios nos escucha, ayer veíamos en el estudio de célula en casa sobre este tema y se nos convoca a levantarnos en oración. No olvidemos ese privilegio que tenemos los hijos de Dios, poder hablar directo con el creador de todo, orar con fe para preparar el entorno y actuar para que las cosas sucedan.

Ir a página principal >>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s