¿Celupadres?

Mateo 23:8-11
Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo.

Palabras directas del Señor. Amén.

Bendito sea Dios nuestro porque ha bendecido el grupo de jóvenes al que asisto en mi ciudad, el grupo de jóvenes vive una época de avivamiento, gracias a la sabiduría que el Señor le ha depositado en nuestro liderazgo.

Sin embargo de 3 años para acá he notado que ha comenzado a surgir un término entre los miembros del grupo que desde el principio me parecio algo molesto, esto es llamar “celupadre” o “celumadre” al responsable de la célula, también llamado “líder de célula”

No puedo dejar de expresar mi desagrado a este término, ciertamente todos tenemos respeto a cada una de las personas que han sido nuestros guías en el conocimiento del evangelio, o por dar otro ejemplo yo tambien aprecio muchísimo y tengo una gratitud impresionante hacia el compañero de trabajo que uso el Señor para llevarme a la iglesia. Puedo confirmar que ese respeto va de acuerdo a los deseos del Señor, según lo descrito por el siguiente versículo:

Romanos 13:7
Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra.

Definitivamente todos aquellos maestros, pastores, líderes de célula que se toman tiempo para trabajar, estudiar la palabra, tener comunión con el Señor y cuidar de nosotros, sobre todo en los primeros pasos que damos dentro de la vida con Jesucristo son personas dignas de respeto y honra, sin embargo no debemos olvidar que quien nos engendró fue Dios mismo, nuestro verdadero Padre.

Expondré un caso cercano. El líder de un grupo celular tuvo que abandonar la ciudad por motivos personales, y el liderazgo aprobó a uno de los miembros de la célula como el nuevo líder. Con el correr del tiempo esta célula se multiplicó, es decir de alli se levantaron mas líderes, pero en mi opinión y creo que es la misma de los otros miembros del grupo que surgieron como lideres, todos son hermanos, del mismo nivel, no hay celupadre, no hay celula madre, son solamente celulas hermanas.

De hecho en la biologia, en la división celular describen lo siguiente:

“la división de la célula madre en dos células hijas, cada nueva célula es un nuevo individuo con estructuras y funciones idénticas a la célula madre. Este tipo de reproducción la presentan organismos como bacterias, amebas y algunas algas.”

Es interesante que mencionan que aunque si hay una célula madre al principio el resultado de la multiplicacion es 2 células hijas, es decir, hermanas.

Mateo 10:24-25
El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor. Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor.

Muchas veces nos han dicho en el grupo de jóvenes, que los muchachos encargados de cuidar los grupos celulares, son chavos iguales a nosotros, mismos problemas, mismas preocupaciones, mismas incertidumbres pero con la diferencia de que tienen una responsabilidad ¿Porque entonces hay personas que se entronan y aceptan el título de celupadre o celumadre? son chavos que tambien estan aprendiendo, jóvenes que tambien se equivocan y que Dios usa con misericordia para poder mostrar su palabra a nuevas personas.

1 Corintios 3:5-9
¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

Romanos 1:14-15
A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor. Así que, en cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros el evangelio
también a vosotros que estáis en Roma.

A fin de cuentas todos somos siervos, llamados para darle a otros de lo que el Señor nos ha dado, todo crecimiento, todo deseo es realmente el Espiritu Santo quien lo produce en los corazones, somos colaboradores del Señor en esta gran mision, solamente siervos a quienes el Señor puso a cargo de alguna responsabilidad y lo que debemos hacer es solo porque estamos en deuda por lo que Dios nos ha dado.

Creo que es un tema que tal vez a algunos no les agrade, por lo pronto yo ya exprese mi pensar al respecto. Yo tengo la fortuna de tener muchos hermanos mayores (aún siendo menores de edad que yo) que me han ayudado bastante en mi camino y solo tengo un Padre Espiritual a quien darle la gloria de todo lo que me pasa, Dios.

Ir a página principal >>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s