Las promesas al basurero

2 Corintios 6:16-18
2 Corintios 7:1

como Dios dijo:
Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Las promesas de Dios, son como joyas ¿no creen? una promesa directa del Dios que vive, por ejemplo esta que nos da en 2da de Corintios de que si nos apartamos de toda inmundicia, el Señor nos hará sus hijos, andará con nosotros ¿que mas pedimos?

Creo que a veces despreciamos mucho lo que nos dice el Señor en su palabra. Pondré un ejemplo: se avecina un huracán super peligroso, un amigo tuyo esta en tu casa y muy lejos de la suya y tu le ofreces que por precaución se quede en tu casa, no tiene que preocuparse por nada y mucho menos pagar nada, es parte de la amistad, pero él dice “no gracias yo puedo regresarme a mi casa” y se va, y después de un rato pues ya te das cuenta que aunque tardo mas de lo acostumbrado pues si llego a su casa

No se ustedes pero yo en lo personal primero me preocuparía por su seguridad ya que se expuso innecesariamente y también me quedaría un sentimiento de ¿que paso? ¿tiene algo de malo mi casa? ¿no se siente a gusto? ¿hice algo mal?

Si me permiten puedo dar otro ejemplo, un amigo que necesita dinero, y tu estas en capacidad de prestarle, le dices “solo dime la cantidad y el día que lo necesites y no te preocupes por una fecha especifica para devolverme el dinero” das la promesa y estas alegre porque estas en capacidad de poder bendecir a alguien que aprecias y tu amigo simplemente decide no tomar la palabra, y solo puedes verlo batallar ya que no sale del pozo.

Son promesas que están siendo menospreciadas, promesas tiradas al basurero.

Creo que Dios también se siente así al no tomar las promesas que nos ha dado. Se ha de preguntar “¿que pasa? lo único que le pido es que ya no haga eso y estaré con el y voy a suplirle lo que necesita, ¿no querrá que lo acompañe?¿no quiere que lo llame hijo?”, Tal vez a Dios no le ha quedado de otra mas que simplemente vernos andar atorados menospreciando sus promesas, ya sea por nuestra ignorancia, o por nuestra arrogancia, para ambas situaciones nosotros somos los únicos culpables.

Poniéndolo de esa manera si me siento mal por hacerle eso al Señor, a mi no me gusta que me hagan eso porque es como si me trataran de decir que no me necesitan, y aunque tal vez no sea necesario porque soy humano creo que con Dios es otra cosa a el si lo necesitamos, así que si por ignorancia estamos desechando sus promesas hay que arrepentirnos y leer su palabra para conocerlas y arrebatarlas y si por arrogancia hay que arrepentirse, leer su palabra y arrebatarlas también.

Ir a página principal >>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s