Señal 01: Agua en vino

Juan 2:7-10
Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.

Cada año muchos solemos hacer nuevos propósitos, metas por alcanzar, ya saben, la típica, dejar la vitamina T (Tacos, Tortas y Tamales) y comer mas nutritivo para poder bajar unos kilitos y poder utilizar nuevamente esos pantalones que están en el ultimo rincón del armario que cuyos botones suplican por no salir disparados al infinito y que guardas con fe para poder usarlos nuevamente.

Así como nuestro cuerpo necesita ser lleno de cosas nutritivas, nuestro espíritu debe ser lleno también con sustancias nutritivas, y que mejor que el agua pura del Espíritu Santo.

Juan 6:63
El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

Juan 7:38-39
El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Pero el ser llenos del agua del Espíritu es solo el comienzo, el vivir una vida llenos del Espíritu permitirá a Dios hacer un milagro en nosotros, en el caso de las tinajas de agua convertida en vino permitió que las bodas terminaran de celebrarse y que hubiera gozo por la felicidad de los recién casados, así también cuando menos te lo esperes, si continúas con tu búsqueda de Dios, él permitirá que seas transformado en un producto de bendición para los que te rodean.

Va comenzando el año, ¡ánimo!, haz un propósito de leer mas la palabra de Dios, llevar un devocional, aprender mas versículos, o servir mas en tu congregación. Busca siempre estar lleno del Espríritu Santo.

Estas señales se escribieron para que ustedes sigan creyendo que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, al creer en él, tengan vida por el poder de su nombre.

Ir a página principal >>

Agua de vida, Jesús

Juan 14:10
Respondió Jesús y le dijo, Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: Dáme de beber; tú le pedirías y él te daría agua viva

Este pasaje sucede cuando Jesús esta pasando por Samaria y se encuentra a una mujer a un lado del pozo, Jesús comienza a platicar con ella y le pide agua de beber, ella se sorprende ya que no es común que un hombre le hable a una mujer pero es gracias a esta platica que Jesús puede romper el hielo y habla con la mujer haciéndole saber que el es el mesías y a su vez el único que puede satisfacer las necesidades del alma.

¿Que es el agua de vida? La Biblia habla de ella en Ezequiel 47 y en Apocalípsis 22, esta agua tiene la particularidad que brota directamente del trono del cordero, va formando un río enorme y hay una promesa para todo aquel que se sumerja en ella, mientras mas te vas sumergiendo mas vas siendo sanado, limpiado y sobre todo promete que aquélla alma que se sumerja vivirá.

No solo eso, sino que habla de todos aquellos árboles plantados a las orillas de este río, todos esos árboles crecerían y sus hojas serían resistentes, constantemente habría fruto en sus ramas, fruto para comer y sus hojas serían medicinales para todas las naciones.

La palabra de Dios es el agua de vida, es aquella que fue emitida directamente desde ese trono de Dios, cuando llegas a Dios por primera vez comienzas a empaparte de ella puedes ir sintiendo la sanidad que te traerá y lo mas importante es que por más que te sumerjas en ella siempre sera mas profunda, si “bebemos” de ella seremos fortalecidos para ser de bendición para todos los demás, nuestro fruto no es para nosotros sino es para entregarlo a los demás

Ir a página principal >>

Siempre hay algo con Dios, el es infinito, hay que sumergirnos en él