Luz de celular es a mis pies tu palabra

Salmo 119:105

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino

Esto yo creo a todos les ha pasado, apagan las luces de su casa en la noche y cuando todo queda a oscuras sacan su celular y lo apuntan hacia abajo para ver por donde pisan, una pequeña luz ayuda a que llegues a tu destino final, el descanso en tu camita jajajaj.

Es igual con la palabra de Dios, la palabra de Dios nos guiará en nuestra travesía de la vida, en cada pasito que damos debemos alumbrarnos para no caer, para tomar decisiones correctas, para no darnos por vencidos y confiar y hay una meta tambíen, llegar a los brazos de Jesucristo donde estaremos seguros y descansaremos

Creo que con lo que hay que luchar es con ese engaño de Satanás o tambien con la pereza de nosotros de leer la palabra y darlo todo por hecho,  claramente se menciona a lo largo de las historias de la Biblia que para que nos vaya bien hay que guardar su palabra, tenemos mucha ventaja sobre todos los personajes de la Biblia al tener la escritura completa, a nuestra disposicion, en todos los idiomas, colores, versiones etc. lo unico que tenemos que hacer es meditarla.

Ir a página principal >>

Aceptando reprensión

Salmos 141:5

Que el justo me castigue, sera un excelente favor y que me reprenda sera un excelente balsamo que no me herira la cabeza;

¿ a quien le gusta ser regañado ?
Creo que a nadie, ser reprendido por alguien es algo que se siente feo, y te hace sentir mal, sin embargo ¿te has preguntado el origen del regaño? Siempre viene cuando hacemos algo incorrecto y es para corregir un comportamiento.

Si no se reprende a un niño cuando se porta mal, ese comportamiento no dejara de aparecer y posteriormente nos avergonzara. Asi nuestro Señor tambien nos reprende cuando tenemos un comportamiento malo, es para nuestro bien, para que maduremos y podamos ir formando un caracter como el de Jesucristo.

Cada vez que seamos reprendidos hagamos una meditacion y veamos que fue lo que pasó, ¿es algo que puedo mejorar? seamos humildes y aprendamos de nuestros errores para poder ser de testimonio, si nos equivocamos es nuestro deber como hijos de Dios el ser de bendicion a aquellos que nos rodean.