Señal 03: El paralítico de Betésda

Juan 5:4-11
Una multitud de enfermos —ciegos, cojos, paralíticos— estaban tendidos en los pórticos. Uno de ellos era un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio y supo que hacía tanto que padecía la enfermedad, le preguntó: —¿Te gustaría recuperar la salud? —Es que no puedo, señor —contestó el enfermo—, porque no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando se agita el agua. Siempre alguien llega antes que yo. Jesús le dijo: —¡Ponte de pie, toma tu camilla y anda!¡Al instante, el hombre quedó sano! Enrolló la camilla, ¡y comenzó a caminar! Pero ese milagro sucedió el día de descanso, así que los líderes judíos protestaron. Le dijeron al hombre que había sido sanado: —¡No puedes trabajar el día de descanso! ¡La ley no te permite cargar esa camilla! Pero él respondió: —El hombre que me sanó me dijo: “Toma tu camilla y anda”.

No lo agregué en la cita de la parte de arriba, pero debo mencionar que todos los paralíticos esperaban poder darse un chapuzón en el estanque porque existía la creencia de que el primero que se metiera quedaría sano.

Pero aquí veo tres cadenas que rompió el Señor:

La cadena de la enfermedad. como dice el versículo en el pasaje de Isaías 53:5 “y por su llaga fuimos todos nosotros curados”, que obviamente toda sanidad instantánea es milagrosa, un hombre que fue paralítico por treinta y ocho años tirado en su camilla y que se levante y camine simplemente porque alguien lo dijo es para dejar con el ojo cuadrado a cualquiera. Dios es Dios a pesar de cualquier enfermedad y no sabemos que propósito tienen pero nunca hay que dejar de orar para que Dios se manifieste en esta área por cualquier persona que lo necesite.

La cadena de la superstición. Jesus vio a este señor atrapado en la creencia del ángel que descendía para dar sanidad por tantos años que al no poder moverse ya estaba derrotado, no sabemos siquiera si realmente eran sanadas las personas, tal vez solamente era una leyenda popular en la zona, este hombre vivía sumido en una depresión agonizante tal vez anhelando morir que seguir así, Jesus demostró que el está mas allá de cualquier creencia, fábula o leyenda del mundo.

La cadena de la tradición. Los fariseos estaban sorprendidos y enojados porque este milagro había sucedido en sábado, un día donde no podía haber trabajo. Y al reprender al ex-paralítico, el en otras palabras les dijo “Si el que me sano lo hizo en sábado y me ordeno que llevara mi lecho, entonces puedo hacerlo”. ¿Cuantas personas conocemos que viven atrapadas en tradiciones? a lo mejor ni saben porque hacen sus ritos y nosotros debemos llevarles esa libertad.

Señor, déjame identificar cual de estas cadenas me sigue atando, cual no se ha roto en mi vida y destrúyela con tu unción. yo necesito ser libre para poder ser instrumento de liberación para los que me rodean. Déjame ver cual es la necesidad de mi prójimo, del compañero que esta a mi lado, de mi hermano que duerme en mi habitación, de la vecina que me topo en las mañana o del extraño que me encuentro en el autobús, que sus cadenas sean rotas por el poder de tu Espíritu.

Estas señales se escribieron para que ustedes sigan creyendo que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, al creer en él, tengan vida por el poder de su nombre.

Ir a página principal >>

El ayuno que Dios quiere – parte 2

Isasías 58:6 NVI
El ayuno que he escogido, ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo, poner en libertad a los oprimidos  y romper toda atadura?

YOM KIPUR, asi se llama una de las festividades judias en donde los las personas ayunaban. Este era el ayuno más solemne, en el cual ningún alimento podía ser tomado en forma alguna en todo el día, y se prohibían los trabajos serviles.

Al parecer los judíos habían olvidado el verdadero significado de la festividad que había establecido Dios. Y como en como muchas otras ocasiones el Señor nos estaba enseñando a traves de una forma fisica lo que queria que fuera nuestra forma de vida cuando el se volviera parte de nuestra vida.

Nosotros como misión ahora tenemos el llevar el evangelio a los demás, facilmente puedo repetir las palabras del profeta “romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo, poner en libertad a los oprimidos  y romper toda atadura”, y aplicarían perfectamente a lo que estamos viviendo, personas con ataduras de alcoholismo, drogadicción, mentiras, etc. lo cual me lleva al siguiente pasaje que recito el Señor Jesús al comenzar su ministerio:

Isaías 61:1
El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel

Lo anterior tambien implica algo, habla de una forma de vida del cristiano, una vida entregada a cumplir la voluntad del Señor y quien mejor para ilustrarlo que Jesús mismo, cuando estaba de visita en Samaria, junto al pozo después de haber hablado con la mujer el Señor Jesús hizo un comentario interesante:

Juan 4:31-34
Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come. El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer? Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

1Corintios 10:31
Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

Si, creo que Dios quiere que hagamos ayuno, abstenernos de alimentos, haciendolo siempre con la mira de darle la gloria a Dios, pero también debemos llevar una vida entregada a hacer la voluntad del Señor, una vida que pare las orejas y haga caso a lo que nos dice el Espíritu Santo y prepararnos para hacer precisamente lo que hace el Señor Jesus, llevar libertad a los cautivos, anunciar las buenas nuevas, quitar yugos de opresión, muchos autores coinciden en que el ayuno debe ser parte integral de la vida del cristiano, que quiere decir esto, pues que asi como el cristiano debe orar constantemente y leer la biblia, tambien debe practicar el ayuno, el ayuno no solo de abstinencia de alimentos sino una vida que se dá por los demás, una vida que deja de vivir para si mismo para cumplir los deseos de Dios.

Les recomiendo leer el capitulo 58 de Isaías, ahi viene todo acerca del verdadero ayuno, aquí solo un pedacito para que vean las bendiciones que vendrán a tu vida al realizarlo:

Isaías 58:8-10
tu luz despuntará como la aurora, y al instante llegará tu sanidad; tu justicia te abrirá el camino, y la gloria del Señor te seguirá. Llamarás, y el Señor responderá;pedirás ayuda, y él dirá: “¡Aquí estoy!”
»Si desechas el yugo de opresión, el dedo acusador y la lengua maliciosa, si te dedicas a ayudar a los hambrientos y a saciar la necesidad del desvalido, entonces brillará tu luz en las tinieblas, y como el mediodía será tu noche.

Ir a página principal >>