Nuevos comienzos

Filipenses 3:13 – 14
Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

¿No te ha pasado que hay veces que te llegan a tu cabeza pensamientos de condenación por cosas que hiciste en el pasado?

Dios no quiere que vivas una vida de condenación, en Jesús hay libertad de toda situación que nos haga sentir esclavos o apesadumbrados; tal vez hay cosas vergonzosas que quisieras olvidar que te pasaron o que te hicieron o podría ser que eres cristiano de mucho tiempo pero aun no has entregado todas las áreas te tu vida a Jesucristo y caes en pecados regulares. La libertad de todas estas situaciones esta en el Jesús.

2 Corintios 5:17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas

Cuando Jesús es el Señor de tu vida hay una transformación en ti. No una transformación corporal ya que tu cuerpo sigue siendo el mismo, pero delante de Dios tu espíritu es distinto, eres una nueva criatura. Eres un ser en el que habita el espíritu de Dios.
En el mundo secular se habla mucho sobre el poder de la voluntad sobre nosotros mismos y tienen razón ya que mucha de la limpieza que debemos de hacer en nosotros dependerá de el empeño que nosotros pongamos en ello, sin embargo como seres humanos tenemos un limite. Hay áreas de nuestra vida que se nos hará difícil cambiar y es ahí donde el Espíritu Santo hará la obra, el es el que tiene el hisopo para llegar hasta el punto mas recóndito de tu alma para hacer una limpieza de profundidad.

Leer Corintios 6:9-11

En la congregación de Corinto había muchas personas que podríamos decir que eran “indeseables” de la sociedad, pero a todos ellos nuestro Señor los lavó, santificó y justificó. No fue porque fueran personas importantes sino solamente porque el lo deseó (efesios 1:5)

Así también en estos tiempos te esta llamando a ti, sin importar lo que haya en tu pasado Dios quiere lavarte, santificarte y justificarte para que seas de bendición a los que te rodean.

Mantenerse en el Espíritu

Romanos 8:1
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

La condenación es una de las armas de satanás para mantenernos tirados en la lona, por eso en efesios 6 (la armadura de Dios) nos recomienda el apóstol Pablo que portemos el “yelmo de la salvación” (casco), porque nuestro enemigo buscara poner ideas en nuestra cabeza para desanimarnos ¿puedes mencionar alguno de estos pensamientos que llegan a la mente de las personas y de que manera podrían desviarlos del propósito de Dios?

Gálatas 5:1
Estad pues firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Una vez que somos libres si es posible caer en esclavitud pero ahora es por elección propia. Debemos estar atentos a no caer en los pecados del pasado y mantener viva nuestra comunión con Cristo.

Leer Romanos 8:1- 14

Habíamos platicado anteriormente que aunque tu espíritu es el de una nueva criatura tu alma y tu cuerpo permanecen iguales, esto quiere decir que habrá una guerra dentro de ti por hacer lo que es de Dios. Dependerá de ti el que las cosas del Espíritu triunfen en ti. Por eso debes buscar la manera de llenarte de Dios, de darle el lugar que merece. Si tu alimentas a tu carne vencerá la carne, si tu alimentas a tu espíritu, vencerá el espíritu.

Salmos 119:9
¿Con que limpiara el joven su camino? Con guardar tu palabra.

La revelación de los siglos esta completa, tenemos acceso al Padre y perdón de nuestros pecados gracias a Jesús, se nos ha dado el Espíritu Santo obrando en el presente y que habita en nuestros corazones para tener comunión con él, la palabra de Dios completa esta escrita en la Biblia, nos ha obsequiado armas espirituales como el ayuno y oración para vencer cualquier dificultad que venga a nuestra vida y nos ha dado dones para bendecir a los que nos rodean.

Créele a Dios, olvida lo que esta atrás, no dejes que Satanás te vuelva a engañar y pon los ojos hacia el frente, Dios tiene grandes sorpresas para ti, misterios que incluso los ángeles anhelan presenciar.

Ir a página principal >>

Anuncios

Cuando me necesites, aquí estaré

Sin embargo, Jehová esperará para tener piedad de vosotros. A pesar de todo, será exaltado y tendrá de vosotros misericordia, porque Jehová es Dios justo. ¡Bienaventurados todos los que confían en él! Ciertamente, pueblo de Sión, que moras en Jerusalén, nunca más llorarás, pues el que tiene misericordia se apiadará de ti y te responderá al oir la voz de tu clamor. Aunque el Señor os dará pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros. Entonces tus oídos oirán detrás de ti la palabra que diga: «Este es el camino, andad por él y no echéis a la mano derecha, ni tampoco os desviéis a la mano izquierda».

¿Que pasa cuando pecamos contra Dios? Hay muerte en la relación con Dios, hay una separación, y tal vez dices tu mismo – La palabra de Dios dice que nada nos separará del amor de Dios – y eso es cierto, no hay nada que nos pueda separar de Dios excepto nosotros mismos, a través del pecado.

Desgraciadamente este pecado que nos separa de Dios en muchos casos puede ser intencional, ese es el peor, cuando sabemos que lo que hacemos daña la relación, es como estar ofendiendo constantemente a la novia o novio dependiendo del caso, creo que habría algo que se daña y tal vez hasta es necesaria la separación por protección. Lo que pasa tambien es que si nos alejamos de Dios estaremos a merced de Satanás, cosas muy desagradables pueden pasarnos si decidimos estar alejados de nuestro Dios

Dios está seguro que siempre siempre lo necesitaremos, nos conoce, sabe que tal vez muchos se han alejado por su propio pie pero que un día volverán a necesitarlo y esa vez el estará atento a nuestra voz, el nos da la opción del arrepentimiento y de clamar a el, de reconocer nuestras fallas y pedirle perdón y nuestro Señor nuevamente se acercará a nosotros. Y este pasaje es uno de los mas hermosos que he leído acerca de eso. Primero que nada es reconocer que el Señor es la única fuente de misericordia y bondad y que nos promete que allí estará, que el perdón que necesitamos el lo puede dar para que reconozcas que el es Dios y no hay nadie como el y que no tenemos que preocuparnos, el nos brindará de su perdón.

Algo bien padre que dice que también sucederá es que volveremos a oír a nuestros maestros y que incluso mientras caminemos podremos oír su voz nuevamente guiándonos, creo que esa es la promesa que mas me gustó, que el perdón de Dios es completo y se restaura la comunión con el.

Lo ideal es jamas dejar de depender de nuestro Dios, ¿para qué alejarnos innecesariamente? Hay una bendición extra para los que confían en el, reconozcamos siempre su majestad, su bondad, su misericordia sobre todo su presencia en nosotros.

Ir a página principal >>

Entregándole algo invaluable

Salmos 25:1
A ti oh Jehová levantaré mi alma

Mi alma es lo unico que me pertenece, lo que yo soy, mi personalidad, mis gustos, mis pensamientos, mi voluntad. Por mas que yo quiera darle oro, piedras preciosas, bienes a Dios nada le complacerá mas que el entregarle nuestra alma. Ese tesoro único que no existe en ningun otro lado de la creación.

Como esta tu alma, ¿hay pureza en ella? o esta siendo contaminada por malos pensamientos, envidias, celos. ¿que es lo que le llevas al Señor cada domingo en la alabanza? Se que es dificil purificar algo como tu alma, pero buscando de la palabra de Dios podremos lograrlo, yo tambien reconozco que no tengo un alma pura, hay muchisimas cosas con las que el Señor esta tratando en mi vida.

Ir a página principal >>

A los que quiere dá vida

Juan 5:21
Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida

Esto es pura misericordia de Dios. Nuestra vida depende solo del amor que una persona siente por nosotros y nosotros lo olvidamos tan seguido. El simple hecho de poder estar leyendo esto es porque Dios lo ha permitido.

Una constante gratitud es lo que debería de invadir nuestra mente al recordar el nombre de Jesucristo, no solo por la vida física, salud, trabajo sino por la vida espiritual de la que ahora gozamos; La comunión que habíamos perdido con el Padre fue restaurada por él; Ahora poseeemos libre acceso al trono de Dios y todo por la vida que nos dió Jesús.

mil bendiciones

A buscar la presencia de Dios

Santiago 4:8
Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Venia en el camión de regreso a casa y vi este versículo en una pared de una casa, después en el facebook un amigo tenia una frase “buscando la presencia de Dios”.

Ya todo fue hecho, la barrera de separacion que había en un principio ya fue destruida por el poder redentor de Jesucristo, el puente a la salvacion allí esta, es nuestro deber dar el paso y comenzar a cruzarlo.

Pero no podemos hacerlo con nuestras cargas del pasado, debemos desechar esa vieja manera de pensar, cerrar puertas cuando venga el pecado, sobre todo huir de la tentacion, y ponernos de meta llegar a ser como Jesucristo. A veces uno piensa que el cambio debe traerlo Dios por arte de magia, una obra del Espíritu Santo, pero no es asi, claramente “renovaos en el espíritu de vuestra mente”, eso significa que el renovarnos es una accion que nos corresponde a nosotros realizar, es nuestra decision el pecar o no pecar.

Señor, mi carne es débil pero el espíritu anhela tu presencia y eso es lo que me dará fuerza para mantenerme firme en los momentos de la tentación, y el premio es inmediato señor porque esa corona de vida que prometes a aquellos que soportan la tentacion es la bendición de saber que hemos hecho algo que te agrada Padre, no hay premio mas grande que poder permanecer en comunión contigo abrazados por tu presencia. Yo quiero buscarte Señor, en oración, en ayuno, en alabarte con vida Padre.

Ir a página principal >>