Un doctor para los enfermos

Lucas 5:31-32
Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.

Les comparto algo que me paso en mis inicios de caminar con el Señor, para los que apenas estan conociendome o leyendo este post les cuento que mi integracion a mi congregacion se dio de manera inusual, primero me equivoque y entre a una reunion de bautizmos del Espiritu Santo, estuve como media hora ahi hasta que me di cuenta que estaba en la reunión de jóvenes equivocada luego me baje al salon correcto y ya nomas llegue al final de la reunion, literalmente al “Amen” y luego siguio una expoministerios de jóvenes y como no tenia nada que hacer pues decidi inscribirme al equipo de la pagina web, luego de una semana despues quise ir otra vez y me toco que no habia reunion de jovenes y me quede en una velada de oracion ahi todo solo porque no conocia a nadie y estaba super oxidado para orar, despues de eso ya me toco ir a una reunion completa de jovenes, luego fui a una actividad de integracion en fundidora, luego fui a un retiro, luego fui a una celula y ¿porque estoy contandoles esto? jajajaja ya recorde, ok el caso es que pasaron como 4 o 5 meses desde que comence a asistir e integrarme en la congregacion pero yo estaba renuente a no ir los domingos al culto general porque habia algo que me decía “No vayas porque no mereces estar ahí delante de Dios”, no puedo decir mas que definitivamente era una mentira de Satanás

Ciertamente, estaba siendo acusado por sus mentiras, nadie merece estar delante de Dios nadie es lo suficientemente limpio para sostenerle la mirada excepto una persona, Jesucristo, y por fe en él, fe en el su muerte y resurrección, por el arrepentimiento y lavado de pecados que ahora si podemos ir confiadamente delante de Dios para gozar de su presencia.

El versículo con el que comencé el devocional fue el que utilizó el Espíritu Santo para hablar en mi corazón un domingo en la mañana, no recuerdo si lo había leído antes o si me lo habían dicho en la célula, el caso es que fue la convicción de fe lo que hizo que me levantara del sillón y recuerdo que cada paso hacia la iglesia confiando en que Dios me hablaría y me limpiaría al oír su palabra a través del pastor y mi recompensa fue que así fue.

Algo triste es que esa artimaña no solo es usada al principio de la vida cristiana, muchas veces también lo es después de estar muchos años conociendo al Señor, pero debemos confiar que los brazos del Señor siempre estarán abiertos para recibirnos si decidimos dejar a un lado cualquier pecado con el que carguemos. Cualquier llaga que tengamos en nuestra alma puede ser sanada por nuestro Señor, no tengamos verguenza de hablar con él y pedirle que nos dé sanidad

Ir a página principal >>

Sanidad para todos

Marcos 2:17
Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores

Esta vez será algo corto lo que contaré. Hace ya casi 3 años que estoy reuniendome en mi congregación actual, pero me acuerdo qeu antes yo iba solamente a las reuniones de jovenes, yo dentro de mi corazón decía, yo no puedo ir al culto los domingos soy indigno de irme a sentar en un lugar tan santo y no iba.

Estando en mi casa Dios me dió esa palabra de arriba, fue algo que me quitó una venda de los ojos, el escuchar la palabra de Dios es para todos, y mas para los que estamos heridos o con pecado, yo debia ir y buscar alimentarme mas de Dios. Le hice caso a su voz y fui bendecido.

En muchas ocasiones siempre ha habido la tentacion de dejar de ir al grupo de jovenes o de ir a la congregacion los domingos, pero Dios no quiere eso de mi, ese pensamiento no es correcto, siempre va a haber palabra para quien le busca. El quiere que permanezcamos firmes a pesar de todo lo que suceda alrededor. Al escuchar de el cualquier herida que tengamos en nuestro corazon será sanada y nuestro espíritu será restaurado.

Ir a página principal >>