Nuevos comienzos

Filipenses 3:13 – 14
Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

¿No te ha pasado que hay veces que te llegan a tu cabeza pensamientos de condenación por cosas que hiciste en el pasado?

Dios no quiere que vivas una vida de condenación, en Jesús hay libertad de toda situación que nos haga sentir esclavos o apesadumbrados; tal vez hay cosas vergonzosas que quisieras olvidar que te pasaron o que te hicieron o podría ser que eres cristiano de mucho tiempo pero aun no has entregado todas las áreas te tu vida a Jesucristo y caes en pecados regulares. La libertad de todas estas situaciones esta en el Jesús.

2 Corintios 5:17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas

Cuando Jesús es el Señor de tu vida hay una transformación en ti. No una transformación corporal ya que tu cuerpo sigue siendo el mismo, pero delante de Dios tu espíritu es distinto, eres una nueva criatura. Eres un ser en el que habita el espíritu de Dios.
En el mundo secular se habla mucho sobre el poder de la voluntad sobre nosotros mismos y tienen razón ya que mucha de la limpieza que debemos de hacer en nosotros dependerá de el empeño que nosotros pongamos en ello, sin embargo como seres humanos tenemos un limite. Hay áreas de nuestra vida que se nos hará difícil cambiar y es ahí donde el Espíritu Santo hará la obra, el es el que tiene el hisopo para llegar hasta el punto mas recóndito de tu alma para hacer una limpieza de profundidad.

Leer Corintios 6:9-11

En la congregación de Corinto había muchas personas que podríamos decir que eran “indeseables” de la sociedad, pero a todos ellos nuestro Señor los lavó, santificó y justificó. No fue porque fueran personas importantes sino solamente porque el lo deseó (efesios 1:5)

Así también en estos tiempos te esta llamando a ti, sin importar lo que haya en tu pasado Dios quiere lavarte, santificarte y justificarte para que seas de bendición a los que te rodean.

Mantenerse en el Espíritu

Romanos 8:1
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

La condenación es una de las armas de satanás para mantenernos tirados en la lona, por eso en efesios 6 (la armadura de Dios) nos recomienda el apóstol Pablo que portemos el “yelmo de la salvación” (casco), porque nuestro enemigo buscara poner ideas en nuestra cabeza para desanimarnos ¿puedes mencionar alguno de estos pensamientos que llegan a la mente de las personas y de que manera podrían desviarlos del propósito de Dios?

Gálatas 5:1
Estad pues firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Una vez que somos libres si es posible caer en esclavitud pero ahora es por elección propia. Debemos estar atentos a no caer en los pecados del pasado y mantener viva nuestra comunión con Cristo.

Leer Romanos 8:1- 14

Habíamos platicado anteriormente que aunque tu espíritu es el de una nueva criatura tu alma y tu cuerpo permanecen iguales, esto quiere decir que habrá una guerra dentro de ti por hacer lo que es de Dios. Dependerá de ti el que las cosas del Espíritu triunfen en ti. Por eso debes buscar la manera de llenarte de Dios, de darle el lugar que merece. Si tu alimentas a tu carne vencerá la carne, si tu alimentas a tu espíritu, vencerá el espíritu.

Salmos 119:9
¿Con que limpiara el joven su camino? Con guardar tu palabra.

La revelación de los siglos esta completa, tenemos acceso al Padre y perdón de nuestros pecados gracias a Jesús, se nos ha dado el Espíritu Santo obrando en el presente y que habita en nuestros corazones para tener comunión con él, la palabra de Dios completa esta escrita en la Biblia, nos ha obsequiado armas espirituales como el ayuno y oración para vencer cualquier dificultad que venga a nuestra vida y nos ha dado dones para bendecir a los que nos rodean.

Créele a Dios, olvida lo que esta atrás, no dejes que Satanás te vuelva a engañar y pon los ojos hacia el frente, Dios tiene grandes sorpresas para ti, misterios que incluso los ángeles anhelan presenciar.

Ir a página principal >>

Anuncios

Un regalo del Padre

Lucas 11:13
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

El Señor Jesus siempre plasmo con ejemplos terrenales cosas espirituales. un padre siempre trata de dar a sus hijos todo lo que pidan, siempre y cuando no le dañe.

En nuestro caminar de la vida nos vemos inundados de necesidad, por el hecho no de que seamos pecadores sino porque hay sentimientos muy variantes en nuestro corazon que a veces nos engañan y nos hacen sentir solos, tristes, deprimidos, faltos de amor, etc.

Nuestro Padre sabe esto y por eso si lo pedimos el nos puede dar de su Espíritu Santo para consolarnos. El E.S. es clave.

Debo aceptar que ha habido momentos en los que se me olvida y ahi ando cargando con cosas que deberia desechar. Despues de recordar y meditar en esas ocaciones siento como si hubiera estado cargando un bulto de cemento mientras un amigo me ofrece llevarlos en una carretilla. Creo que esa es la ayuda que brinda el E.S.

Gracias Padre por enviarlo a nosotros

La voluntad del Señor

Mateo 7:21
No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos

Marcos 3:35
Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre

¿y cual es la voluntad del Dios? Pues creo que la mas clara de todas es la que dice:

Mateo 28:19-20
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Creo que podemos empezar con esa, nuestro Dios no quiere que nadie se pierda el quiere tenernos a todos a su lado y nos esta dando el privilegio de poder ser los portadores de ese mensaje. Puede que haya muchas dudas al momento de querer acercarnos a predicar pero para eso esta el Espritu Santo, debemos tener la firme conviccion de que no depende de nosotros sino es el Espiritu Santo quien se encargara de todo aquello que no podemos hacer.