El perdón de Esaú

Hay un personaje en la Biblia que hace algo impresionante y casi nadie le pone atención, de hecho como que muchos lo tienen ubicado en el salón de la fama de los malos, incluso entre amigos, cuando platicamos de los nombres que nos gustan para futuros hijos su nombre es el último que le pondrían a un niño: Esaú.

Todos recordamos la historia de Esaú y su hermano Jacob, peleando desde el vientre de su madre, Dios le dice a Rebeca que es a causa de que 2 naciones se están gestando en su vientre, serán naciones rivales, una mas fuerte que la otra, el mayor servirá al menor (¬¬ muy reconfortante)

Isaac tenia 60 años cuando nacieron los mellizos (Genesis 25:26) y continua la rivalidad entre ellos. Jacob aprovecha la oportunidad y le compra los derechos de primogenitura a Esaú (Genesis 25:27-34). Pasa mas tiempo y también aprovecha la senectud de su padre Isaac y roba la bendición de primogenitura destinada para Esaú (Genesis 27).

Esaú llora y patalea delante de Isaac y le ruega para que lo bendiga. a lo que Isaac responde:

Génesis 27:30
«Tú vivirás lejos de las riquezas de la tierra y lejos del rocío que desciende de los cielos. Vivirás de la espada y servirás a tu hermano. Sin embargo, cuando decidas liberarte, te sacudirás su yugo del cuello».

“Wow, gracias Papá, yo tambien te quiero, ni te hubieras molestado” supongo que fue lo que pensó (yo lo hubiera pensado)

Sale de la habitación y por puro coraje comienza a provocar tristeza a sus padres casándose con una mujeres de la región, ademas de planear venganza sobre su hermano, por lo cuál Jacob con ayuda de Rebeca huye de su casa.

Odio, rencor, celos, imaginen todo lo que debió haber sentido Esaú. Y pasamos a la historia de Jacob.

Cuando Esaú y Jacob se reencuentran la Biblia dice: “Entonces Esaú corrió a su encuentro y lo abrazó, puso los brazos alrededor de su cuello y lo besó. Y ambos lloraron.” Génesis 33:4

Y sobre las riquezas que Jacob le había regalado dice : “Hermano mío, yo tengo más que suficiente —dijo Esaú—. Guarda para ti lo que tienes.” Génesis 33:9

Si lo que Isaac había profetizado era cierto ¿acaso Esaú no debería vivir miserablemente alejado de riquezas de la tierra? si Esaú le dice a su hermano que tiene mas que suficiente entonces la pobreza no formaba parte de su vida desde hacia tiempo atrás.

La misma profecía daba la respuesta a la maldición del rencor: “Cuando decidas liberarte”. Perdonar es una desición que tomamos conscientemente, no una desición emocional, nunca jamás tendremos deseo de perdonar, va contra nuestro instinto el cual solo tiene sed de justicia, de que las personas a nuestro alrededor que nos hieren paguen sus deudas, viéndoles humillados a nuestros pies, es una exaltación a nuestro YO. Pero al mismo tiempo se convierte en una cadena que nos ata y realmente quien se vuelve esclavo somos nosotros mismos.

Que es lo que nos pide el Señor Jesus: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos” Mateo 5:44-45

Esaú pudo haber cometido muchos errores, pero aprendió a perdonar.

Señor, te pido que traigas revelación a nuestras vidas acerca del perdón perfecto que tu nos has otorgado y de esta manera también darlo por gracia a las personas que han afectado mi vida. Para un ser humano otorgar perdón es muy difícil pero por amor a ti se que podría hacerlo. Estas ataduras lo único que hacen es evitar que pueda acercarme a ti. Si tu nos has perdonado yo no tengo ningún derecho a negarle el perdón a nadie. Gracias Jesucristo por lo que haces en nuestras vidas.

Ir a página principal >>

No morirás

Hay veces que me he puesto a pensar en la reaccion de Adán al ser confrontado por Dios en el Edén al por haber desobedecido el mandato de Dios, ¿que hubiera pasado? ¿Que reacción hubiera mostrado Dios ante un posible arrepentimiento “original”?

Para empezar vemos lo que Dios le dice a Adán:

Genesis 2:16-17
De TODO árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

La consecuencia original del pecado es la muerte (Romanos 6:23), y cuando habla Dios de muerte no solo habla de la muerte del cuerpo, sino de la separación de nuestro espiritu del Espiritu de Dios y como consecuencia final una eternidad de nuestra alma en el infierno.

Cuando Adán pecó y no acepto la responsabilidad de haber fallado a Dios vino un desbalance en la tierra, todas las bendiciones que tenía el hombre, la potestad absoluta sobre todos los seres se perdió, la creación entera se corrompió y además la muerte en todas las modalidades se propagó a su descendencia.

Pasan miles de años y en la Biblia también encontramos otro ejemplo en la Biblia de alguien que pecó, David. Tuvo intimidad con una mujer casada, la embarazó y para ocultar el pecado trato de engañar al marido emborrachandolo y cuando fallaron sus planes decidió enviar al esposo de la involucrada al frente de la guerra para asegurar que el hombre moriría en batalla (teniendo éxito en esto úlitmo).

Pero nada hay oculto para Dios y el profeta Natán confronta a David con la verdad, David al igual que Adán se le entrego un reino, y autoridad; tenía además mujeres, proteccion, riquezas y muchas otras cosas mas pudieron haberle sido añadidas (2 Samuel 12:7-8), pero Dios hablando a través de Natán le manifiesta las consecuencias su pecado, destrucción y guerra en su familia, vergüenza pública (2 Samuel 12:11), pero a diferencia de con Adán aqui hay una variante… las palabras de respuseta de David “Pequé contra Jehová”, inmediatamente Natán le dice “Jehova ha redimido tu pecado. No morirás”

¿Qué pasa aquí? ¿en qué momento se le había dicho a David que moriría? en los versículos previos la Biblia no menciona que rondara la muerte sobre David. Creo que a lo que se refiere Natán es a la muerte espiritual que vendría sobre él si hubiera persistido en el pecado. Poco a poco se estaba separando del Señor, y Dios mismo en su infinita misericordia envió a su siervo a reprender a David y encaminarlo en el bien.

Así como David, yo estoy seguro que Adán habría tenido que sufrir sus propias consecuencias, sin embargo creo que la muerte espiritual no habría tenido lugar, creo que Adán habría sido perdonado y su relación con Dios hubiera sido restaurada (y de paso nos habria hecho la vida mas facil a nosotros), lo importante es el ejemplo de David, que a pesar de que sabía que el porvenir iba a ser obscuro a causa de su pecado pudo entender que restaurar y guardar su relación con Dios era lo mas importante por conservar.

Ir a página principal >>

Amar y perdonar

Mateo 5:46,47
Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?

Gran lección verdad. Y aunque suena sencillo llevarla a cabo, es de lo mas difícil. Cuando comencé a conocer a Jeuscristo, creo que como todos hicimos muchísimas oraciones, clamando a Dios. “Señor!!! hazme como tu, quiero amar como tu!! Dame el amor que tu tuviste para los demás” suena bien bonito y no dudo que sea un deseo genuino, pero aqui entre nos… no sabiamos lo que pediamos. jajaja

Amar a quienes te aman es lo mas padre que podemos sentir. Un abrazo fuerte, unas palabras de ánimo, un “te amo” de tu pareja, pero ¿que pasa cuando las personas no responden como tu quieres? cuando tu inviertes mucho y pasa el tiempo no recibes el amor que tu proporcionas en la misma cantidad. ¿Es duro no? o ¿que hay de cuando hay personas que te menosprecian y te rechazan?

Allí es cuando el amor de Dios quiere manifestarse. Es la oportunidad de amar como Dios ama. Porque nosotros en un tiempo le hicimos lo mismo a Jesús, aquél quien nos dió casa, escuela, padres, familia y en un tiempo lo negabamos. Él, quien nos dio la vida fue rechazado por nosotros pero aún así nos amó y nos perdonó.

Va a llegar un punto, en el que va a ser imposible que podamos amar a las personas por nuestras fuerzas y creo que es lo que Dios quiere mostrarnos, que solamente podemos dar amor pidiéndole a él que nos de el amor para amar a los demás.

Ir a página principal >>