Jehová es mi pastor; nada me faltará

Salmo 23:1
Jehová es mi pastor; nada me faltará

Me acuerdo que cuando comencé a ser cristiano oía hablar de este salmo, el 23, y como por 2 años estuve pensando que que es lo que todos le veían de bonito al salmo, (se que sueno algo frío, pero pues es lo que yo sentía en aquel entonces) ¿que era lo que lo hacía tan especial para todos?, así que una vez le pedí al Señor que me revelara esa verdad. Y solo basto con escuchar ese primer versículo para entender todo.

Llego un día en que nuestro pastor nos pidió a la congregación que leyéramos en voz alta dicho salmo, pero en vez de leerlo yo decidí cerrar mis ojos y solamente escuchar este salmo, emitido por la voz general, esa voz del cuerpo que impone su autoridad a los que la escuchan y fue cuando comenzó a revelarse todo; vi al pastor, sentado bajo la sombra de un arbol, recostado, cuidando cariñosamente de la oveja, preocupándose por los caminos por los que van todas ellas, en otros momentos vigilando de lejos pero siempre vigilando, en otros momentos exponiendo su vida por su rebaño y por supuesto, si estaba herido alguna de las ovejas ofreciendo ungüentos para sanarla.

Ese es mi pastor, ese es mi Jesús que me ha llamado a ser parte de su rebaño, el que me abraza y me cuida cuando necesito. Y hoy aún al recordar todo esto, se aviva un fuego en mi corazón por querer estar a su lado y descansar, confiando que todo estará bien.

Ir a página principal >>

Sanidad para todos

Marcos 2:17
Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores

Esta vez será algo corto lo que contaré. Hace ya casi 3 años que estoy reuniendome en mi congregación actual, pero me acuerdo qeu antes yo iba solamente a las reuniones de jovenes, yo dentro de mi corazón decía, yo no puedo ir al culto los domingos soy indigno de irme a sentar en un lugar tan santo y no iba.

Estando en mi casa Dios me dió esa palabra de arriba, fue algo que me quitó una venda de los ojos, el escuchar la palabra de Dios es para todos, y mas para los que estamos heridos o con pecado, yo debia ir y buscar alimentarme mas de Dios. Le hice caso a su voz y fui bendecido.

En muchas ocasiones siempre ha habido la tentacion de dejar de ir al grupo de jovenes o de ir a la congregacion los domingos, pero Dios no quiere eso de mi, ese pensamiento no es correcto, siempre va a haber palabra para quien le busca. El quiere que permanezcamos firmes a pesar de todo lo que suceda alrededor. Al escuchar de el cualquier herida que tengamos en nuestro corazon será sanada y nuestro espíritu será restaurado.

Ir a página principal >>