Hágase mi voluntad y no la tuya

Lucas 11:2
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.


La mayoría conocemos este versículo o por lo menos lo hemos escuchado, es el inicio del “Padre nuestro” la oración modelo que nuestro Señor nos dejó en la tierra, en toda la oración se declaran una serie de verdades que poseen una gran riqueza teológica, pero no es de eso lo que quiero meditar, es mas que nada en el segmento donde Jesus le pide a Dios que venga su reino y se haga su voluntad.

Es chistoso que al parecer podemos estar recitando miles de veces el padre nuestro o incluso pidiendo a Dios el que venga y establezca su voluntad en nuestras vidas pero realmente ni entendemos el alcance de nuestras palabras. Creo que debemos empezar por reconocer que ni siquiera sabemos que es tener un rey. México, siglo XXI, mentalidad occidental, democracia, libertad de expresión. Se nos ha bombardeado con una manera de pensar en que el mejor tipo de gobierno es la democracia cuando en el cielo no es así, es una monarquía absoluta, todos los siervos de Dios se someten sin cuestionarle, lo hacen a la velocidad de las alas de ángel, las huestes celestiales se regocijan al escuchar su voz incluso los demonios tiemblan al oírlo, pero nosotros ¿qué?, ¿si Dios pide algo lo ponemos a votación para ver si la mayoría lo acepta, considera que es mejor y asi se vuelve ley y lo hacemos?

Hacemos mofa incluso de nuestro presidente y todo lo que represente autoridad ¿y pensamos que nos someteremos a Dios cuando nos lo pida? A veces confundimos que la voluntad de Dios es la que se hace sola, si no hacemos nada entonces “La voluntad de Dios se hará” pero así no jalan las cosas. somos la iglesia, somos el cuerpo de Cristo, él es nuestra cabeza y debemos hacer lo que nos pida.

Jesucristo incluso se sometió a si mismo, al plan maestro decretado desde antes de la creación del mundo

Lucas 22:42
Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

Era el Hijo de Dios y vino a morir por nosotros y aunque tenia temor porque sabia que el momento en que el Padre le diera la espalda por convertirse en pecado estaba muy cerca, también sabía que voluntad de Dios y sus planes son mas altos, mas perfectos y tuvo fe, que por su sacrificio traería el regalo mas grande a la humanidad. La buena noticia.

¿Pero es que no entiendo lo que me dice? La verdad creo que si no lo oímos bien es porque hay algo atravesado por ahí que no nos deja escucharle asi que lo primero que hay que hacer es barrer y limpiar nuestra vida y buscarle en su palabra.

Les confieso que esta es una palabra que me ha hablado mucho últimamente y la he meditado mucho, debo reconocer que a veces me hago loco porque sé que Dios me pide hacer algo y obviamente duele el hacer la voluntad de Dios, no siempre lo vemos como algo bonito, pero asi como nuestro Señor Jesús nos puso el ejemplo, hagamos la voluntad de Dios antes que la nuestra y veremos el fruto a su tiempo.

Anuncios

Mejor que un mensajito de felicitación

Pues mi celular se le estaba acabando la memoria y decidi hacer limpieza de mensajitos, yo tengo la costumbre de dejarlos en memoria en vez de borrarlos inmediatamente y pues como podran imaginar tenía una laaarga lista de mensajes esperando para ser borrados y pues como tenía suficiente tiempo me puse a hacerlo.

Me tope con algunos especiales, de seres queridos que me escribieron en mi cumpleaños o en navidad y año nuevo. Algunos tenían un contenido personalizado, dedicado especialmente para mí y la verdad me hicieron sentir muy bien, pude sentir nuevamente el cariño de esas personas como la primera vez que leí el mensaje. Pude sentirme importante para ellos, y ellos a su vez eran importantes para mi.

Pues tuve una revelación, tal vez sea algo que ustedes ya han escuchado. La palabra de Dios es la carta que Dios te dedica personalmente:

Juan 16:33
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Filipenses 4:6-7
Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Juan 16:20-24
De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo. En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

1 Corintios 10:13
No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Salmo 103:3
Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias.

Tus seres queridos te aman, te dedican lindas palabras que te dan ánimo y aliento, pero a fin de cuentas son palabras efímeras, no son palabras que perdurarán por la eternidad.

El Señor, en su amor infinito nos ha dedicado bellas promesas de amor, proteccion, fidelidad etc. promesas que trascienden tiempo, espacio, circunstancia. Alli esta escrito todo lo que necesitas, pero falta otro ingrediente, que lo creas. Que creas las palabras del ser que mas te ama en todo el universo, las palabras del Dios que al pronunciar su voz fueron creados los cielos y la tierra y esa misma voz de habla calladamente al corazón.

Puedes repasar miles y miles de veces los mismos versiculos, pero tiene que entrar a tu cabeza que Dios también estaba pensando en ti cuando fue escrita la Biblia.

Ama al Señor, créele.

Ir a página principal >>

Un canto nuevo

Salmo 98:4

Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos

Este más que un devocional lo veo como una recomendación. ¿Haz intentado cantar nuevas canciones? es algo muy bonito, te ayuda a liberarte de todo lo que tienes guardado en tu corazón.

Mientras entones melodías conocidas dale libertad a tu alma de expresar esos sentimientos hacia Dios que no sabes como expresarlos. A lo mejor al principio solo te salen unas cuantas frases pero poco a poco podrás ir enlazando mas y mas frases y podrás dedicarle nuevas palabras a Dios.

Nuestro propósito en esta vida es alabar a Dios con todo lo que somos, así también debemos buscar agradarle con todas nuestras acciones y trabajos, pero aprovecha el regalo de la música y entonale nuevos salmos a Dios

Ir a página principal >>

Escuchar tu dulce voz

Mateo 14:23
Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo

Ayer en la noche estaba practicando guitarra para prepararme para la alabanza de la reunión de hoy, estoy yendo a un discipulado de alabanza y nos enseñan que hay una diferencia muy grande entre un musico y un verdadero levita. Un levita busca adorarle, entrar en comunion con él. Me puse a adorarle y comence a recordar esta cancion de Marcos Witt, es una de las que cuando la oia decia en mi mente “quiero aprenderla” jaja, y luego se me olvidaba, pero ayer me la puso el señor y pude encontrarla y aprenderla, es una hermosa cancion que me ha ministrado mucho.

Habla de ese anhelo que debe haber en nuestro corazón, un anhelo genuino de buscarle en tiempos apartados para Dios, para Jesus, asi como Jesús buscaba al padre, nosotros llenarnos de su vida.

Ir a página principal >>

¿Quién soy yo para que te acuerdes de mí?

Salmos 8:4
Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
Y el hijo del hombre, para que lo visites?

Siempre me ha gustado hacer este ejercicio con las personas que no conocen a Dios, cierren sus ojos, imaginate ahora en este lugar, ahora imagina que comienzas a volar y te ves a ti mismo alli en la tierra ves como todo se va alejando y se hace mas pequeño, ves las casas, las colonias, tu municipio, tu pais, el planeta tierra, el sistema solar, la vía lactea…

¿Que tamaño tenemos?¿Que somos? no somos nada realmente, nuestra vida es tan fugaz como una flor que se abre en la mañana y perece por el atardecer y ver el tamaño de toda la creación, tan grande, tan permanente y pensar que todo eso fue creado por Dios, un Dios que con el poder de su palabra lo hizo todo, sin embargo es esa misma voz la que habla quietamente en tu corazón y te dice “te amo, quiero estar contigo”, es algo impresionante.

Dios yo también quiero estar contigo